Tras los vertidos químicos que amenazan al río Umia, del que se abastece la población de Vilagarcía, hoy viernes los vecinos y establecimientos hosteleros verán reestablecido el servicio que tuvo que cortarse por la contaminación de las aguas.