Una amiga nos envía un plan muy interesante para pasar un día en San Sebastián, aunque sea algo exigente con el bolsillo si se tiene la posibilidad, merece la pena:

Llegamos a San Sebastián alrededor de las 11 de la mañana, nos dimos un paseo por la playa de la Concha para luego ir a la parte vieja y tomar algunos de los riquísimos pinchos que hay en bares estrechos y largos.
Decidimos que ya que íbamos a San Sebastián debíamos permitirnos el lujo de saborear la famosa cocina vasca, por eso decidimos reservar una mesa con bastante antelación en el restaurante Arzak.

Después de algunos problemas de orientación conseguimos llegar al restaurante (preguntando se llega a todas partes; la gente es muy maja).
Era la primera vez que entraba en un restaurante de esta categoría; la comida increible. Muy muy muy rica.
A continuación os pongo el menú. Los nombres no dicen mucho pero sinceramente todo estaba riquísimo y con una presentación muy cuidada:

Melón Relleno de Queso
Caldito de alubias con manzana
Arroz crujiente con mousse de hongos
Raíz de loto con arraitxiki
Rabanito con pescado marinado.

Celofán de ostras templadas
Manzanas con aceite de foie
Flor de huevo y tartufo en grasa de oca con txistorra de dátiles
Cigalitas Tibias al corte inyectadas de maíz
Merluza con aceite de cacao ligeramente picante
Foie de Pato y plátano
Tacos de vacuno con patatas de pimentón

 

Ostras de chocolate plateadas
Sopa y chocolate “entre viñedos”
Piña asada pomposa
Bizcocho apasionado
Menú degustación: 130€ + IVA

Después de varias horas sentados a la mesa nos fuimos al monte Igeldo desde donde se tienen unas estupendas vistas de la ciudad.

Restaurante Arzak

Más sobre San Sebastián